25.7.09

MADONNA

El martes 21 de Julio fue uno de los mejores días de mi vida. Por fin fuí a
un concierto de la Ambición Rubia, y ¡qué concierto!

Llegamos (mi madre y yo) a la estación de Sants, fuimos al hotel, comimos dos tonterías para no
desmayarnos con el calor que hacía y nos fuimos hacia el Estadi Olímpic Lluís
Companys. La Reina estaba ensayando su show y las puertas a punto de abrirse.
Una vez lo hicieron y ya estábamos dentro del "pequeño" estadio, compramos agua
y a esperar, porque serían las 19:00.

Para hacer menos pesada la espera el DJ Paul Oakenfold nos entretuvo con música, vamos lo que hace un DJ de normal. Y a pocos minutos de las 22:00... apareció ella... no, Madonna no, ¡la lluvia!, los técnicos del concierto se apresuraron a cubrir todo el escenario con plástico para evitar resbalones. Y a las 22:00, estábamos sin lluvia y sin concierto, y es que la cantidad de gente que seguía entrando obligaron a retrasar el concierto media hora.


22:30... las luces del estadio se apagan dejando ver las dos M gigantes cubiertas con polvos de Swarovski con un precioso tono rosa. La máquina de golosinas se pone en marcha y... C.A.N.D.Y...CANDY SHOP... Madonna apareció sentada sobre un trono en forma de M con cristales de Swarovski también y vestida totalmente de negro. Beats goes on le siguió, como hicieron también Human Nature y una mejoradísima Vogue. Into the Groove, Music, She's not me, Dress you up, Rain, Die Another Day, La Isla Bonita, Miles Away, You must love me, Frozen, Like a Prayer, Give it to me y algunas pocas más fueron el tracklist del Sticky and Sweet Tour.

Yo tuve la sensación de que todo pasó en unos instantes, se me hizo muy muy corto -y eso que dura 2 horas-. Eso sí, a pesar de que se me hizo corto, Madonna no dejó de bailar y cantar en todo el concierto, por mucho que algunos se empeñen en decir que hace playback, no lo hace, canta en directo, cosa que se nota en algunas canciones, no por que las cante mal, sino que estar saltando a la comba, a la doble comba y pretender que cante perfecto todo a la vez es imposible.

Una organización de 10, en Valencia os aseguro que la organización de conciertos suele ser de -5. Aunque la gente de pista tenía que bajar unas escaleras (o esa sensación me dió a mí).

En fin, un concierto espectacular en el que Madonna, la Reina indiscutible, homenajeó a Michael Jackson, bailó, cantó, rió, recordó a los operarios fallecidos y se bajó al foso de seguridad con el público. Si tenéis la oportunidad de dejaros caer por el de esta noche de Zaragoza, hacedlo, os encantará.

________________


No podía cerrar este post sin decir que estoy imbécil, podía haber hablado con
Poche (Aurora) al día siguiente del concierto, ya que donde yo estaba está muy
cerca de su casa, y por no avisarle no la conocí. Lo siento, sabes que me
hubiese encantado que me contaras todo sobre las adopciones, tu vida, vamos lo que te hubiera dado la real gana. Un beso!

5 comentarios:

Astrágalo dijo...

Siendo un seguidor de madonna, te quedarías encantado joio.
Que buen pinta el escenario y la coreografía... y ella, increíble la energía que tiene, es incombustible!!.

Tardaras en olvidar ese concierto.

Un saludo.

ion-laos dijo...

Te lo pasaste de lujo,seguro que todavia "lo ves" en tu cerebrito,jajaja, un besito

Anónimo dijo...

Hola chiquillo, decirte que me dejas a veces con la boca abierta por como te expresas, que eres un encanto!

No es que me gúste mucho Madonna, pero reconozco que es todo una artista.

Besos.

Menta.

El Sombrerero Loco dijo...

Yo ya he dicho varias veces ke soy poco de conciertos y menos tan masivos... pero vamos ke no dudo de ke esto es un espectaculo como pocos... :)
Por lo de Aurora no te preocupes, que ella de noche se dedica a buscar a la niña

Catalina dijo...

Joder, joder, joder.

Entre lo de Nueva York y esto....es que no se puede odiar tanto a alguien como yo a ti.......

Madonna siempre fue mi diva. Siempre.

Es la que más me gusta (este último CD no, no me gusta un pelo) pero sus espectáculos, lo DVD, desde chica, siempre me fascinó.

Si conoces a Mi Aurora antes que yo, entonces si que las maldiciones te llegan a New York... ¡¡de eso nada guapo!!

Besos mil.
Gracias por contarlo tan bien.

Cata