22.11.10

Todos en el mismo saco.

Valenciano es la primera clase de la tarde de los lunes. Hoy la profesora nos ha repartido un texto sobre violencia de género y un test elaborado por el Departamento de Igualdad de la Universidad de Valencia. Supuestamente, al rellenarlo sabríamos si éramos un maltratador o una maltratada. No habían más opciones, no podías ser una maltratadora o un maltratado. Además, el test mantenía como opciones exclusivas las relaciones heterosexuales, olvidando el resto. Quizá yo le busque los tres pies al gato, quizá el test sea reduccionista, sexista y tópico.

Mi compañera Amanda se ha quejado del heterosexismo que tiene, ya que no plantea la posibilidad de parejas homosexuales, y yo de la falta de presencia de la minoría de hombres que son maltratados, para mí que sean una minoría no significa que deban caer en el olvido. La profesora me ha contestado que hablamos de violencia de género y yo he creído conveniente recordarle que existen dos géneros: masculino y femenino y, que con este test sólo se hablaba del femenino. Ella ha preferido hacer oídos sordos y recordarme el número de mujeres asesinadas que llevamos este año. No se imagina cuánto me ha molestado. Parece que el ser hombre sea sinónimo de ser un maltratador y, me gustaría recordarle que hay hombres que pensamos que es deneznable, vergonzoso, rastrero esa actitud; igual que hay hombres que no son los dominantes y mujeres que no son sumisas, ya es hora de romper los tópicos y más, si hablamos de igualdad. No me gusta que nos metan a todos en el mismo saco, y menos, cuando ese saco está repleto de faltas de respeto, de violencia y de desamor.
TELÉFONO CONTRA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA: 016
(ES GRATUITO Y NO APARECE EN LA FACTURA)

4 comentarios:

Amanda dijo...

Como ha pasado de mi...
Esto con Maria no hubiera pasado!!!!!!!!!!

andylonso dijo...

Hola Héctor! No me extraña que te indigne la actitud de tu profesora, no es para menos. No podemos olvidar que aunque la gran mayoría de maltratos se ejercen contra mujeres, también hay hombres que pasan los mismos calvarios, los mismos sufrimientos, y como bien dices, no han de caer en el olvido.

Me parece que un texto como el que te han propuesto, es vergonzoso que esté ideado por el Ministerio de Igualdad, porque el propio texto en sí es de un sexista que da miedo: solo maltratador y maltratada?. Yo soy mujer, no soy maltratadora ni maltratada. Pero, no por ello, dudo que los hombres también pueden ser víctimas y las mujeres ser sus verdugos.

Un beso y mi mas sincero apoyo a tu postura.

Anónimo dijo...

aaah

hctrbloguero dijo...

Amanda, al menos María (que tampoco apoyó nuestra idea) nos hubiera dejado expresarnos con mayor libertad para ver nuestro punto de vista.

Andy, hay gente que no entiende que aunque el problema es mayoritariamente un problema que afecta a las mujeres, no podemos olvidar a los hombres tampoco, igual que no podemos olvidar tampoco a los niños que son víctimas -ya sean directas o presenciales- de esta violencia. Yo creo que la igualdad entre hombres y mujeres sólo se puede defender desde la igualdad, y para mí esta foto era igualitaria, aunque hubo gente que nos criticó, y bastante duramente.

"Aaah" tu comentario te ha hecho perder un tiempo muy valioso, los comentarios sirven para rebatir o apoyar en incluso aportar nuevas ideas, pero tu "aaah" se pierde en el universo bloguero sin aportar nada. Aún así, gracias por molestarte en comentar.